Miércoles, 06 Enero 2021 10:20

Los retos del 2021: Políticos, económicos y ambientales. 

inicio2021

El 2021 inicia como uno de los años con mayores retos, enseñanzas y aprendizajes de las últimas décadas, sin embargo y al pasar de los años, los retos cambian dramáticamente en tamaño, dimensión, impacto y duración. 

La pandemia del Covid 19, que por estas épocas del año pasado no asustaba mucho a Latinoamérica y en cambio, tenía en jaque a una de las áreas metropolitanas enormes de la China continental, un paso casi que obligado para muchos viajeros a la espera de la celebración del año nuevo lunar chino y un epicentro comercial clave para China. 

Ahora, los retos del gigante asiático son otros: Debe enfrentar la desconfianza internacional generalizada frente a sus muy maquilladas cifras de contagios y decesos al ser epicentro mundial de una pandemia sobre la que nunca se responsabilizaron, también deberá hacer frente a las graves denuncias sobre violaciones de derechos humanos contra minorías y deberá enfrentar a occidente en sus cada vez más peligrosas políticas expansionistas. Sin duda, el panorama para la segunda potencia económica mundial, no pintan bien y las ansias dictatoriales de su presidente, no ayudan a mejorar su reputación.

En el plano geopolítico, parece que el mundo renueva tensiones, con leyes peligrosamente dictatoriales en Rusia que ofrecen inmunidad total a los expresidentes, sus familias y un escaño vitalicio en el parlamento, presiones indebidas a opositores y por supuesto, atentados, muertes y complots que el gobierno de Moscú trata ocultar a diario. El poder de Irán y su lucha contra occidente también marcarán un año que todavía no supera la pandemia, una tensión que seguramente obligará al mundo a mirar con más cuidado lo que sucede en oriente próximo, junto con la inevitable aceptación de los países árabes a Israel, el vecino con el que llevan una débil tregua y que no termina de cuadrar en Oriente Medio. Las monarquías árabes no se salvan del escándalo, frente a rumores de excesos, violaciones de derechos, ocultamiento de información y el silencio impuesto tras la muerte del periodista opositor del régimen saudí en Estambul en 2019.

El rumor sobre la frágil economía nipona tampoco halaga mucho los movimientos financieros de las bolsas asiáticas; movimientos que, junto al Brexit y las convulsas elecciones presidenciales en Estados Unidos que tienen ecos hasta ahora, serán en conjunto, momentos históricos complejos que quedarán para uno de los capítulos más llamativos del siglo XXI, al menos de momento. 

Las economías latinoamericanas, así como sus movimientos políticos, tendrán este año un momento decisivo, con grandes ajustes fiscales a la vista para cubrir los descubiertos en los fondos públicos tras la pandemia, sin rutas claras en muchos sentidos sobre lo que sigue y varias elecciones en la mira, parece que los retos serán generales y el mundo definitivamente habrá cambiado y el comienzo de una nueva era será inevitable. 

Pero no todos los retos parecen tan sombríos y desalentadores, también aparecen retos en las dinámicas laborales, nuevos espacios de creación de empleo, los emprendimientos que se abren paso en un sinfín de nuevos negocios e ideas de negocios, la búsqueda por el equilibrio entre producción y consumo en la rueda económica, la consciencia por el cuidado del ambiente y la exploración de nuevas tecnologías. La educación y el cambio en el paradigma, los viajes y el turismo medido, controlado y reducido con excelentes estándares de calidad. 

Tal vez, lo mejor del 2021, es poder ver en perspectiva lo que dejamos atrás y aquello que vemos en el futuro, hacer planes y cumplir propósitos. El 2021 puede ser uno de esos años de inflexión, en los que podemos crecer hasta el éxito o caer en el fracaso.